Diversos frentes abiertos. T233 y 1Mt007

Como viene siendo habitual, otro fin de semana con actividaden dos zonas diferentes: Trucios y Galdames.

En Trucios dos espeleos han seguido acondicionando este sábado la gatera de punta en la T233. Son ya muchas jornadas de trabajo agotador impulsados por la ilusión de encontrar un pozo que nos deje profundizar un poco más en el macizo.

En Galdames, vamos dos equipos al fondo de la 1 mt7 y otro equipo se queda arriba para dejar un poco mejor las estrecheces de la zona de entrada. Bajamos al fondo de la sima por el pozo Tontxu.

A 15 metros del suelo entramos por una ventana del pozo, donde dos espeleos exploran en punta un pozo de unos 15 metros. Se llega por aquí a una sala originada por una falla. En la base de la misma aparece un rio que corriente abajo se sume entre los bloques y la falla, y río arriba, los exploradores llegan a remontar unos ochenta – cien metros en un meandro estrecho al que llaman “Carolina Reaper”.
Mientras, otro equipo de dos espeleos topografía la zona horizontal a partir de la ventana y un meandrillo lateral que al final también se desarrolla por encima del “Carolina”. Quedan aún algunas incógnitas por topografiar en esta zona. De subida se realizan fotos de las nuevas galerías y del “pozo Tontxu”.

El equipo que ha quedado arriba ha bajado hasta las cabeceras del “Tontxu”, y de subida, quita picos y enganches en las estrecheces, y retiran arena de la gatera de entrada en la cavidad para evitar que se forme un charco cuando vuelvan las lluvias.

Un resumen de la sesión de fotos

Multitarea. 1Mt007, T233, Achadera

Este fin de semana toca dispersión.

En Galdames, un par de espeleos vamos a la 1Mt007. Faltando 15m para hacer fondo en la sima, Lotina señaló una ventana que vamos a explorar hoy. Un pasamanos colgadete de 7 anclajes, nos lleva desde la instalación de descenso a la incógnita señalada. Se trata de una gatera/laminador/laberinto con aire en el que avanzamos unos 100m hasta dar con un pozo de unos 15m. Ya nos hemos desplazado bastante de las zonas conocidas y éste, parece ser la continuación del nivel de “AgurTaOhore” que seguíamos desde Arenaza. ¡Buenas perspectivas!.

En Trucios, persiguiento el aire, se sigue ahondando en la punta de la T233. Cuatro espeleos van a trabajar allí. Entre lo diferente, hoy se a estabilizado algo la zona estrecha entre pozos, donde en la pasada entrada se movió un bloque, que amenazaba con obstruir el paso.

En Ubal, dos Burnitxus entran para hacer vivac en la Achadera. Va a ser un fin de semana largo de actividad compartida con espeleos del GEMA y del LET. Explo, Topo y RnR.

Desescombro en la T-233

Quedamos en Trucios a las 9 de la mañana, para descender esta sima y realizar tareas de desescombro de bloques y grava en la punta de exploración. El objetivo es poder ver si la gatera que sopla allí, es penetrable.

Estamos seis espelos para la tarea (4 Burnia, 1Aer, 1Gell). El trabajo es simple y el enfoque claro: “mente en blanco”. Al final de la jornada hemos movido en alegre cadeneta, unos 1000Kg de material, para depositarlos en una sala que queda unos 10m por encima. la gatera sigue.

Han sido 6h de tarea-zombi, que finalizamos a las 6 de la tarde merendando en el exterior. Cansados y esperanzados, acabamos el día frente a una cerveza imaginando lo que vendrá después.

Intento de conexión entre T136 y T092

Este fin de semana nos desplazamos seis espeleos a Trucios con la intención de explorar las posibilidades de conexión entre ambas cavidades. Según la topo “solo” habría unos 70m entre las puntas de exploración y el interés esta en ver si alguna incognita de la 92 nos da paso al fondo de la 136… y “más alla”…

Tres espeleos equipan la T092 y llegan a la hora acordada a la gran sala. Llevamos un ARVA en modo rastreo que “oye” los pitidos del emisor en la T136, pero que al no indicar la distancia de forma digital, nos confirma que la distancia debe ser mayor de 40m. Los talkies no dan conexión, el ruido que generamos no es oido por el otro grupo, y las corrientes de aire en cada cueva, no parecen compatibles.

En la T136, otros tres espeleos van al meandro desfondado de punta por un largo, estecho y húmedo camino… donde desplegamos nuestros “jugetitos eléctronicos” sin resultado.

Ya que estamos allí, forzamos un paso en punta hasta llegar por dos caminos paralelos al cauce activo… solo para ver como se pierde el agua y el aire por un estrecho meandro, casi impenetrable, que queda para el futuro.

Hoy toca: hacer la topo del meandro explorado y de salida, recoger cuerdas y retirar algo de material que ya está algo deteriorado. Cansaditos y con el rabo entre las piernas, nos juntamos con el equipo de la 92 que ya esta en el exterior, con el que compartimos la información y una piperrada de campeonato.

De momento las dos cavidades siguen siendo independientes. Habrá que cicatrizar la experiencia y esperar a otro periodo de sequía para volver a intentarlo de nuevo.

T-269, una sima “guapa”, otro chasco

Con la excusa de la busqueda de Torca Labrada, nos acercamos a la zona de Las Cabañuelas. Vamos 5 personas hasta la sima que “Rosendo” nos indicó que “se trataba de la verdadera Torca Labrada”. No lo es.

Se trata de una sima bastante peligrosa por estar en la linde del camino, oculta por la vegetación.

Comenzamos el descenso podando las zarzas de la entrada y anclando en una encina de la boca. Descendemos por un tubo vertical de unos 6m de diámetro. En los primeros 10m conecta con un pozo paralelo que baja desde el exterior. Tocamos fondo despues de unos 7 fraccionamientos. Profundidad estimada de unos 70m.

Actividad en Trucios y Galdames

En Galdames, por la mañana nos juntamos dos equipos. Cinco personas van a la Fragua de visita/entrenamiento en instalación/verticales para los nuevos socios. La idea es llegar hasta el cauce activo equipando la R40, los dos P4 y el P18+P5. De vuelta, como no podía ser de otro modo se fijan en los techos de la galería señalando unas posibles escaladas, que luego comprobamos que ya estan realizadas.

Mientras, un equipo de dos personas entra en la 1MT007 con la intención de mejorar la instalación de algunas cabeceras del inicio de la sima. Hemos recibido unos donativos de material y hay que aprovecharlos. Llegan hasta el inicio del pozo Tontxu, donde se exploró hace tiempo una ventana que daba a una sala protegida del agua, en la que nacía un meandro estrecho. Volvemos al sitio y topografiamos el ramal. El meandro estrecho no nos deja avanzar más, aunque hay eco detras de una revuelta. En la sala aún queda pendiente una escalada.

Por la noche, un equipo de dos personas va hacia las casillas en Trucios, con la intención de levantar una poligonal entre las dos bocas de las cavidades principales del sector. Queremos saber como de “cerca” estan las puntas de exploración, y debido a la orografía de la zona, las coordenadas obtenidas por GPS no se ajustan demasiado a lo que necesitamos. El equipo consigue conectar ambas bocas y como resultado, se reduce en unos 25m la distancia que existía entre cavidades.

Situación de las cavidades según GPS
Situación de las cavidades según poligonal exterior

Trucios: un par de entradas en la T136

El 3/09, aprovechando el estiaje, un equipo de cinco espeleos organiza una entrada de exploración a esta húmeda y estrecha cavidad. Se trata de forzar el paso del meandro terminal por donde se pierde el aire. Después de unas curvas, el meandro ensancha, llega a una altura de 6m y se transforma en un conducto fosil con presencia de yesos y roca descompuesta. La cueva ya nada tiene que ver con la “cloaca” que nos atraído hasta aquí, parece que a partir de donde hemos arrancado hoy el conducto parece formado por la confluencia de 2 o incluso 3 rios por lo que las “vibraciones” son buenas, aunque el terreno es hostil por el momento.

Unas semanas más tarde, dos espeleos hacemos una entrada exprés a topografíar el meandro explorado anteriormente. Entramos antes de las 10:00 salimos sobre las 13:00 con el trabajo realizado. La cueva continúa con poco agua, y hoy, aunque la temperatura no es tan alta en el exterior, en la punta la corriente de aire aspirante continúa siendo importante.


Trucios – Torca de la Cabañuela1

En noviembre ya habíamos estado prospectando por esta zona y equipando el acceso a la boca de esta sima.

Ese mismo 26 de diciembre, aprovechando una jornada de buen tiempo, un equipo de cuatro personas descendemos la sima. Se trata de un pozo de cerca de 50m, con una rampa de bloques de entrada un “pelin” descompuesta. Ha sido necesario equipar con esmero para sacarnos fuera de la vertical de las de piedras. Una de las paredes es de una roca lisa preciosa. Parece que fuese… ¿roca labrada?. Y en el otro extremo del pozo, hay una ventana muuuy prometedora.

Volvemos a esta sima ya bien pasado el fin de año, el 30 de enero, a tratar de instalar el paso hacia la ventana que se ve en el pozo. Atamos una piedra al extremo de la cuerda, y cual vaqueros la empotramos en la cabecera del pozo paralelo; van a ser unos 8 metros de tensión máxima hacia lo desconocido, que igual acaban en un costalazo si la piedra se sale de su emplazamiento. Equipamos el pozo parelelo que resulta ser un “calcetin” de 8m, pero por encima de él hacemos una travesía hacia otra cabecera de pozo entre coladas. Este segundo pozo resulta un pozo sin continuación de 15m de profundidad. Sacamos unas fotos, topografiamos y desinstalamos… que también va a tener su gracia.

Mientras, otro equipo de tres personas sigue prospectando la zona en búsqueda de la VI-0169, dejando descendida y dando por terminada la exploración de otra sima de 40m (Torca de la Cabañuela 2) a la que habrá que volver para topografiar y desinstalar.

Aguas altas en sopeña

Este fin de semana pasado, despues de toda una semana de grandes lluvias, así lucía el canal del Juncal en Jorrios. Cada pequeño barranco aporta su cauce a este canal que recoge las aguas a media ladera y las lleva a la balsa del juncal.

Eso si, queda pequeño el canal, para tanta agua. El exceso, se derrama de nuevo ladera abajo, rumbo al barranco del Remendón.

Peñas labradas – jorrios

Dentro del objetivo de revisión de cavidades ya catalogadas y la prospección de nuevas cavidades, nos desplazamos a la zona de “Peñas Labradas”, bajo la amenaza de un empeoramiento considerable del clima.

Tras un rápido y tempranero porteo, llegamos a una de las simas que teníamos ya localizadas de éstas semanas. Preparamos la cabecera con unos anclajes, para seguir con su instalación y revisión en las próximas jornadas.

1 2