Sistema atxuriaga; puesta a punto

Preparamos esta entrada de cara a ponernos todos a tono despues de la inactividad de este invierno, y para que la gente nueva puedan “medir sus capacidades y tomar escala”, y por supuesto, de cara a que conozcan el camino hacia la punta de exploración para actividades futuras.
Formamos tres parejas, cada una con una persona que conoce la cavidad y otra que no la conoce. No se trata de una cavidad con dificultades extraordinarias, pero si muy “trotona” y el haber pasado por las dificultades antes, marca una diferencia. Cada persona llevará una saca aunque sea ligera.
Tardamos casi dos horas en llegar a la sala del Meollo, a mitad de camino hacia el vivac, donde nos reunimos y evaluamos el estado del personal. Uno de nosotros se encuentra bastante deshidratado, por lo que decide que es mejor para él volver a la salida. Otro se encargará de acompañarlo hacia la salida. Mientras, los otros cuatro vamos llendo hasta el vivac a un ritmo normal. Una vez allí, comemos, y después emprendemos poco a poco la vuelta, de forma que estamos en la calle pasadas nueve horas de la entrada. Cansados, un poco magullados y con sed, pero satisfechos.