Trucios: un par de entradas en la T136

El 3/09, aprovechando el estiaje, un equipo de cinco espeleos organiza una entrada de exploración a esta húmeda y estrecha cavidad. Se trata de forzar el paso del meandro terminal por donde se pierde el aire. Después de unas curvas, el meandro ensancha, llega a una altura de 6m y se transforma en un conducto fosil con presencia de yesos y roca descompuesta. La cueva ya nada tiene que ver con la “cloaca” que nos atraído hasta aquí, parece que a partir de donde hemos arrancado hoy el conducto parece formado por la confluencia de 2 o incluso 3 rios por lo que las “vibraciones” son buenas, aunque el terreno es hostil por el momento.

Unas semanas más tarde, dos espeleos hacemos una entrada exprés a topografíar el meandro explorado anteriormente. Entramos antes de las 10:00 salimos sobre las 13:00 con el trabajo realizado. La cueva continúa con poco agua, y hoy, aunque la temperatura no es tan alta en el exterior, en la punta la corriente de aire aspirante continúa siendo importante.